martes, 12 de febrero de 2013

los violadores top-10

Los Violadores es una de las bandas argentinas que supera la barrera del hit-wonder. A criterio personal han compuesto una veintena de canciones que podrían ser referentes del rock & punk en nuestro idioma. Con la subjetividad que me caracteriza he seleccionado diez temas de un determinado periodo de la banda, desde 1983 cuando apareció su primer disco hasta 1987 cuando editaron su quinto trabajo. No abarco sus trabajos posteriores porque aparte de un par de canciones como Ellos son o Petróleo Sangriento no son de mi dominio auditivo como sí lo forma la etapa inicial de la banda (antes que se diera de baja Sergio Gramática, fundador y primer baterista). Sorprenderá a muchos que no considere en el ranking un título emblemático como 1-2 ultraviolento —inspirado en A Clockwork Orange—, pero como reitero, esta es una lista personal y opino que los ‘Viola’ son más grandes que eso.

10. SENTIMIENTO FATAL Octavo track de Fuera de Sektor. Balada al estilo Violadores no necesariamente una canción de amor, sino más bien la solicitud de un amante ocasional para que una fémina le conceda otra oportunidad de copular tras un intento fallido (¿impotencia? ¿pasada de vueltas? ¿eyaculación precoz?, vaya uno a saber). La primera canción en nuestro idioma propalada masivamente —al menos en el Perú— que combinaba palabras como ‘éxtasis’, ‘lujuria’ o ‘placer’ (llevo marcados en mi piel).

09. NOTICIAS EN LA NOCHE Segundo tema de Fuera de Sektor en el que se hace notoria la influencia de The Cure en la banda (sobre todo en Stuka). Es un retrato de otro tiempo, de la Guerra Fría, cuando los aparatos radiales venían provistos de onda corta y onda larga y se podía sintonizar en las madrugadas noticias o mensajes de propaganda provenientes de Moscú, Praga o Berlín. Cuenta con un excelente momento climático cuando Pil implora: Quien enciende una nueva luz entre tanta-tanta-tanta oscuridad.

08. REPRESIÓN Séptimo track de su disco debut Los Violadores que tras varias censuras, salió al mercado en 1983. la canción ya rotaba en los circuitos clandestinos meses atrás y se convirtió en el grito de franca rebeldía de toda una generación podrida por la cruenta dictadura que se vivía por esos días: Represión a la vuelta de tu casa, represión en el quiosco de la esquina, represión en la panadería, represión las veinticuatro horas al día. Los ‘Viola’, banda acostumbrada a tener problemas con la ley y caer en cana, remataba con: Yo no quiero represión, detestamos a la represión, nos burlamos de la represión.

07. BOMBAS A LONDRES El Mercado Indio es un buen trabajo, con buenos títulos como Infierno privado, Juega a ganar o Sólo una agresión; en su conjunto es superior a Fuera de Sektor que tiene bastantes altibajos. Sin embargo, el único tema que aparece en esta lista es éste referido a la guerra de Las Malvinas: La última fiesta yo la recordaré porque muchos no volvieron de allá / Latidos de muerte en un lugar del sur, hay fantasmas, en el cielo y que alude de manera ilusa —acaso revanchista— a un improbable bombardeo como los que sufrieron los londinenses a manos de la Luftwafe: Cartas a Londres o bombas a Londres.  
     
06. CHICAS DE LA CALLE Tema del 1-2 Ultravioladores, su cuarta placa que no llegó a editarse en el Perú y consta de algunas canciones que quedaron fuera del Fuera de Sektor, temas del primer disco y maquetas de sus primeras tocadas en vivo. Narra la historia de una muchacha criada en el asfalto (Ella está tan sola como mucha gente está, pero no es su problema, es su realidad), sin esperanzas o aspiraciones, sólo sobrevivir un día más (Ella ya no espera nada nuevo al despertar, su trabajo da dinero, no le importa más). El tono festivo, propio del Far West —como en Más allá del Bien y del Mal— contrarresta con la amargura de la letra.

05. SIN ATADURAS Cuarto surco de Y ahora que pasa, ¿eh? Habla de la Guerra Fría, de cuando el mundo estaba partido en dos bloques bien distintos y vivíamos la paranoia de la hecatombe nuclear. Tanto al capitalismo como al comunismo les da palo por igual: Recuerdo un lugar donde todo está prohibido, desde la crítica hasta el más leve suspiro o Recuerdo un lugar donde todo es permitido, convocan a las armas y matan a los vecinos. El coro alega hacia una búsqueda imposible de la autonomía individual: Sin ataduras en el Este, creyendo en el sí a Marx, sin ataduras en el Oeste, consumen todo sin parar. Sin ataduras en mi mente, yo sólo busco la verdad, sin ataduras en mi loco corazón.

04. ESPERA Y VERÁS Octavo track de Y ahora qué pasa, ¿eh? Canción con sabor a manifiesto de identidad —similar a Quiero ser yo, quiero ser libre—, de sujeto que vive a su estilo (supe lugares que tú no conoces y en situaciones que nunca imaginé), que no se identifica con la generación anterior (en los setenta venían por la paz y en la oficina ahora están) ni con su propia generación (en el ochenta ellos querían guerra, y hoy no quieren ni oír ni hablar de ella). Es una respuesta hacia un tácito interlocutor que cuestiona la forma de ser de alguien que le pide que espere y no prejuzgue, que luego se verá si estuvo equivocado o no.

03. EL ÚLTIMO HOMBRE Quinto surco de Fuera de Sektor. Apostaría que es una respuesta El anillo del capitán Beto del Flaco Spinetta —al igual que Major Tom (Coming Home) de Scilling responde a Space Oddyty de Bowie— pero más acorde a la década de 1980, tras el holocausto de la humanidad por lo que no tiene destino al cual arribar, no quedándole más alternativa que enfrentar al universo, la tecnología —reminiscencia a Hal de 2001: A Space Odyssey— y, sobre todo, a la soledad (estoy muy solo en el espacio exterior, estoy muy solo en el espacio interior). Su mejor momento es cuando Pil declara: Porque yo soy el agua y el fuego, yo soy el frío y la noche, yo soy el sol y la sombra, yo soy el vicio y la virtud... yo soy el último hombre.          
  
02. UN PRODUCTO DE SOCIEDAD El sonido del primer disco de los ‘Viola’ es opuesto a lo que harían posteriormente. Es punk puro, con claras influencias de los Sex Pistols. Hari-B era todavía el líder antes de que Stuka y Pil tomaran el control y provocaran que él mismo saliera de la banda. La canción parece una continuación de Moral y buenas costumbres, la canción que le precede en el disco, y la letra alude a los típicos tópicos del género como es el descontento y la desconfianza en contra del sistema: Estoy muy arrepentido, de haber nacido acá, en este mundo actual y ser víctima de su sociedad, alentando una rebelión nihilista en contra del conformismo: Mira un poco la realidad, vete de acá. Estás sin chance antes de empezar, no te mientas más. Estamos muertos todos juntos acá, ya no nos queda nada más para hacer, sino padecer.

01. COMUNICADO 166 En Y ahora qué pasa ¿eh? los ‘Viola’ parecen querer sacudirse del nihilismo inicial por una postura política y contestataria, sin dejar de ser una banda punk. Esta canción es un sociodrama, un retrato de lo absurdo que fue la guerra de Las Malvinas. La canción cuenta con tres segmentos bien definidos, el primero de incertidumbre: La gran batalla ha terminado, el pueblo convocado a la plaza ha llegado, quieren saber cuál es la situación, pero ese día al balcón nadie asomó y luego de credulidad: ¡Latinoamérica unida!, gritó el pueblo entero. El T.I.A.R. fue la mentira, que todos se creyeron. El segundo de reflexión y resignación: De qué sirvió esa unión si no logró la fuerza, y no hay fuerza cuando no hay inteligencia. Porque Estados Unidos ha demostrado que Occidente está en sus manos, recién nos dimos cuenta cuando fuimos traicionados, vapuleados, pisoteados. El tercero es lúgubre y derrotista: Reina la confusión en las calles y en el gobierno, se ha acabado una guerra o empezado el invierno. / Los sea harriers ya se han ido, la batalla ha terminado, nos dejaron varios muertos y cientos de mutilados.

0 comentarios: