lunes, 15 de junio de 2009

gaseosas que ya no beberemos

‘Gaseosa’, según la tercera acepción recogida por la RAE, significa: “bebida refrescante, efervescente y sin alcohol”; para un chiquillo entre los dos y quince años significa “burbujeante explosión de sabor”. Las gaseosas han puesto dulzor a la infancia de muchas generaciones, al igual que muchas marcas de galletas, chocolates y caramelos que merecen un post aparte. Las gaseosas no quitan la sed, no aminoran la resaca, no se pueden comprar a una buena limonada o chicha morada, sin embargo, cómo nos encantan. A mis treinta  siete años he limitado mi consumo de gaseosas a las siguientes marcas: Coca-Cola y Pepsi en colas negras; Inca Kola en cola amarilla; Kola Inglesa (1), Concordia (2) y Cassinelli (3) por nostalgia en ‘fresas’ (4); Concordia repite botella en ‘piñas’; Sprite en ‘lima-limón’; Fanta y Crush (5) en ‘naranjas’; Guaraná (6) y en ‘Ginger-Ales’, a falta de Canada Dry (7) buena es la Evervess para un chilcano de pisco (8). En el presente post pasaré revista a las marcas de gaseosas que hoy no se embotellan más, pero que fueron protagonistas esenciales de mi infancia; premio del equipo ganador del fulbito callejero, ese que se jugaba en plena pista y con dos ladrillos de arco, interrumpiéndose muy de rato en rato cuando pasaba un vehículo en mi California de antaño. 

BEAT: Elaborada por Indoquina S.A. a mediados de la década de 1980. Por su nombre y estrategia publicitaria, intentó desde el arranque engancharse con la juventud, pero no lo consiguió. Venía en sabores de fresa y piña y en una sola presentación: una botella más pequeña que las medianas convencionales. Desapareció sin pena ni gloria a principios de la siguiente década.

BIDÚ COLA: Cola negra embotellada en el Perú por Ventura S.A. entre las décadas de 1950 y 1970. Su chapa era similar a la de Pepsi. El arco superior era verde limón, las letras en mayúsculas —pero con tilde en la Ú— eran rojas al igual que el arco inferior. En el envase aparecía grabada una b minúscula de color blanco, efectivo contraste con el líquido oscuro, con el nombre de la marca en colores rojo y negro en la parte inferior de la letra. En el dvd editado por la APAP con los mejores ‘réclames’ de la historia aparece uno cuyo jingle, conforme a la movida contestataria de la época, reza así: Sea rebelde, únase a Bidú, la morena rebelde. Hagamos cosas nuevas, Bidú Cola es la mejor. La morena rebeldeee... Siempre pensé que la marca era peruana, pero gracias a la Internet rescaté esta pieza gráfica de Chile de la década de 1960 y leí el testimonio de un argentino que comentaba que en la ciudad de Rosario se prohibió la venta de Coca-Cola (no explica el motivo) por lo que Bidú se convirtió en la gaseosa más consumida a orillas del Paraná.   

BINGO CLUB: Bebida elaborada por CEPSA, muy popular en la década de 1960.  Yo no llegué a saborearla. En mi colección de chapitas conservaba una de letras rojas y fondo de lata. Su eslogan era: “el refresco del Perú”. En 1998 volvieron a lanzar la marca con un logotipo más acorde con los nuevos tiempos, pero no tuvo éxito y salió del mercado. 

BIMBO: Marca de múltiples sabores de de Corporación Lindley entre las décadas de 1960 y 1990. Su mascota era un oso muy similar a Bongo, el plantígrado del monociclo en el filme Fun and Funcy Free de Walt Disney. Sus sabores siempre mezclaban dos ‘frutas’: lima-limón (la más popular), Fresa-Frambuesa (de dónde sacarían las ‘frambuesas’ aquí en el Perú) y naranja-mandarina. En uno de sus spots aparecía el osito cantando: Tome e invite refrescos Bimbo, y disfrute todito el sabor de la vida. Sospecho que la desaparición de la marca se debió a la irrupción en nuestro mercado de la marca panificadora mexicana Bimbo con su osito blanco y sombrero de chef; más rosquetón que el Bimbo peruano, con su sombrero sarita y monóculo aristócrata. 

CHAN CHAN: Quizá muy pocos trujillanos recuerden esta marca. Creada por la familia Málaga, embotelladores de las marcas de The Coca-Cola Company en La Libertad. Su logotipo era semejante al de Agua de Mesa San Javier —marca también propiedad de los Málaga—, un triángulo rojo de vértices redondos con rombos como las paredes del palacio Tschudi en su interior. Venía en sabores de fresa y piña. La probé por primera vez en mi fiesta de graduación de la Primaria en la biblioteca del colegio, seguro por convenio con los padres de familia y porque debió resultar más barata que Coca-Cola. 

IQ: Debe su nombre a las iniciales de Indoquina, la empresa embotelladora. De sabor naranja, se dice que su aparición se debió para llenar el vacío ocasionado por la desaparición de Twist en el mercado. Su eslogan era: “la bebida de la gente inteligente”. Siempre asociaré la marca con los veranas en las playas del sur de Lima cuando mi tío René, mis primos llevaban hasta tres botellas ‘familiares’ precisamente porque somos un familión (mientras mi tía Rosa llevaba su infaltable sandía) y las enterrábamos en la orilla para que se mantuvieran frescas y expectantes como premio para el equipo que ganara la pichanga playera.

LULÚ: Cuantos provincianos venidos del norte hacia la capital recordarán que pasado Pasamayo aparecían en el paisaje desértico tres —o quizá cuatro— paneles de Lulú color azul, troquelados en forma de corazón, anunciando que pronto arribarías a Lima. Los limeños me comentan que había una Lulú de piña, pero la única que recuerdo es la de fresa envasada en una botella corrugada que te dejaba el hocico rojo de tanto colorante (casi de la misma forma como la Concordia). Lulú apareció en el mercado en 1975 (9). En la década de 1990 se distribuyó a nivel nacional con una gama de múltiples sabores. Al isologo del corazón se le agregó una corona para justificar su nuevo eslogan: “la reina del sabor”.

MANZANITA: Uno de los tantos intentos de posicionar una gaseosa sabor a manzana —como Concordia o Crush manzana— pero igual fue un fracaso. En cuestión de gaseosas, los peruanos no salimos de seis o siete sabores ‘clásicos’. Su chapa era color ploma (pintada, no color de la lata) y en medio una banda horizontal color blanca anunciaba el nombre de la marca en letras mayúsculas y color naranja. Su concepto: “Manzanímate”, fue pegajoso pero poco efectivo. 

PASTEURINA: Cola amarilla pero amarilla fuerte, como pichi de recién levantado con propiedades digestivas. Comercializada en Lima y en la zona central del Perú. Nunca la llegué a probar pero por testimonios sé que tenía un sabor especial e indefinible a la vez, expeliendo un claro aroma a yerbaluisa. Desapareció a principios de la década de 1990, siendo una de las marcas más añoradas de nuestro medio. Fue la primera gaseosa asociada con el chifa, algo que aprovechó muy bien después Inca Kola. En algún blog nostálgico leí la siguiente, y sentida, frase: “Querida Pasteurina, qué no daría por probarte una vez más y recordar”.  

PIÑA CANADA DRY: La franquicia Canada Dry la tuvo primero en nuestro medio Ventura S.A. y luego CEPSA. Embotellaron la clásica Ginger-Ale, Agua Tónica (cuya chapita tenía una franja roja diagonal al estilo Perú) y quizá la piña más sabrosa de todas. Piña Canada Dry se distinguía por el diseño de su botella. Desde la base hasta la mitad habían una infinidad de cuadraditos corrugadas que hacían imposible que se resbale. De la mitad hasta el pico tenía forma de cebolla estilizada (10). En la década de 1970 se vendía como: “la bebida de la gente bonita” (un negro hacía de pregonero). Luego apareció otro spot en dibujos animados con el siguiente jingle: En mi casa mi mamá ya no pasa más trabajo, pelando una piña, cortando una piña, exprimiendo una piña. Todos tomamos en casa la Piña Canada Dry. Su última gran campaña, a mediados de la década de 1980, fue: Es riquísima... Es piñísima... ¡Piña Canada Dry! 

RC COLA: Marca norteamericana, cuyas iniciales significan Royal Crown, embotellada en nuestro medio por Indoquina. Bajo el concepto de ser la cola negra ‘alternativa’ a las tradicionales, a mediados de la década de 1980 lanzaron un spot cuyo jingle decía: Unos prefieren Coca-Cola, otros prefieren Pepsi-Cola, pero ya llegó el nuevo y rico sabor de RC Cola. La marca desapareció al final de esa década. Sin embargo todavía se produce en Juliaca donde una embotelladora posee la maquila.

SIMBA: Marca de The Coca-Cola Company. Irrumpió en el mercado peruano en el primer lustro de 1990 con dos sabores: piña, de un color amarillo peculiar (un poco turbio) y de un sabor diametralmente opuesto a las  ‘piñas’ convencionales (utilizaron esa misma fórmula para lanzar en 2000 la Fanta piña) y la sabor limonada (11). Desaparecieron de la misma forma silenciosa como aparecieron.

TAB: Marca de The Coca-Cola Company. Lanzada al mercado americano en 1963 y casi de inmediato en el Perú, siendo la ‘primera gaseosa dietética’ producida a nivel mundial y la primera también en direccionarse al público femenino (quien comenzaba a preocuparse por los kilos de más). En un principio utilizó el ciclamato como edulcorante, pero tras la prohibición de esta sustancia en 1969, se le sustituyó con sacarina. Promocionada en la década de 1970 como “la bebida ideal para la gente hermosa”, la aparición de Coca-Cola Diet provocó que su popularidad declinara y desapareciera de varios mercados. Hoy en día, Tab es embotellada sólo en algunos Estados de Norteamérica.  

TEEM: Los mejores spots de gaseosas del primer lustro de 1980 fueron los de esta marca sabor lima-limón, propiedad de Pepsico (12) bajo el eslogan: “¡Para la peor sed!”  Teem salió del mercado patrio cuando Pepsico adquirió 7up y la relanzaron en el verano de 1990 con Fido Dido como mascota. La marca todavía es embotellada en algunos países.

TWIST: De sabor naranja y peculiar envase enroscado, cuyo eslogan era: “¿Quieres más?, Twist y nada más”. Una de las gaseosas más populares en la década de 1970. Dejó de producirse en Lima en 1981 (y distribuirse en el norte del país) a raíz de que CEPSA adquirió la franquicia de Orange Crush (antes de Ventura S.A.) y optó por la afamada naranja internacional antes que por su naranja de sabor nacional. En el sur, sin embargo Socosani de Arequipa y El Tigre de Ica (productora de la regional Tigrina), siguieron embotellándola hasta mediados de 1990. La marca reapareció en 1999 pero en envase de plástico y sabores de manzana y lima-limón. El feeling no fue el mismo.

_______________________________
(1) A pesar de ser consciente de lo dañino que es el colorante rojo para la salud. Pienso que si a mí de mocoso no me afectó, ¿por qué debería afectarle a mi hijo?
(2) Retornó al mercado limeño en 2008 luego que The Coca-Cola Company adquirió la marca. (3) Elaborada desde 1910 en Trujillo y Chiclayo por Enrique Cassinelli e hijos (llamándose Fratelli Cassinelli en un principio). En Trujillo envasaban fresa y la soda (gaseosa de limón) cuyo panel estuvo por años en la primera cuadra de la avenida Moche. En Chiclayo se embotellaba la sabor Champagne que hoy, por méritos propios, es su gaseosa de bandera. La familia Murgia adquirió la marca en 1987 y la sigue elaborando hasta hoy, pero el hecho de ofrecer una amplia gama de sabores ha perjudicado su prestigio de antaño. 
(4) Bebidas La Concordia fue una empresa chiclayana creada en 1953. A sus clásicos sabores de fresa y piña, embotellaba esporádicamente su sabor naranja (que sabía horrible) y sabor manzana (que a mí me agradaba). Propietaria de agua San Carlos y Triple Kola (gaseosa que se promocionaba por ser la ‘única’ sin cafeína), en la década de 1990 fue absorbida por Embotelladora Rivera, con sede en Tambo Grande (Piura) y logró meterse en el competitivo mercado limeño gracias a Chiki, la misma Concordia pero con una presentación dirigida a los niños. En 2005 fue adquirida por Ambev. 
(5) En las décadas de 1960 y 1970, Enrique Cassinelli e hijos tenía la franquicia para embotellar en Trujillo Crush, Ginger-Ale Canada Dry (en botellas verdes o ámbar) y Piña Canada Dry. Recuerdo cuando mi padre nos llevaba a la fabrica ubicada en la Panamericana Sur y compraba una caja de madera con veinticuatro botellas de Crush, todas de color ámbar, ranuradas, con su logotipo dentro de un rombo naranja. En la década de 1980 Cassinelli entró en crisis y Crush desapareció del mercado trujillano. Retornó en 2007 ahora que The Coca-Cola Company tiene los derechos de maquila.
(6) La única gaseosa rescatable de Corporación Backus.
(7) Ginger-Ale es la única gaseosa que no es gaseosa, sino una cerveza sin alcohol. Cerveza de jengibre para ser más exactos.
(8) En 2008 apareció por contadas semanas en los supermercados Wong una marca nacional de Ginger-Ale llamada Campirano, pero al poco tiempo desapareció. 
(9) Para el lanzamiento de Lulú se ideó una campaña de intriga en radio y televisión que preguntaba: “¿sabes quién es Lulú?” Luego se realizaron dos spots, el de una chica en shortcito que dejaba a un anciano mordiéndose los labios y el otro con Pablo Villanueva (Melcochita) que, a punto de ser fusilado, se salva porque pide una Lulú como último deseo. En ese spot aparece también Rommy Conroy —lomazo de la época— a quien se le conoció como ‘la chica Lulú’. Hace unos años, ya retirada de la farándula, la Conroy fue hallada descuartizada en su vivienda en El Callao.
(10) Los envases personales de Piña Canada Dry y Kola Inglesa eran los más originales de su época. La protuberancia que sobresalía casi a la mirad permitía un mejor agarre, como si se tratase de una mancuerna. Por supuesto que con ellas no se podía jugar a ‘la botella borracha’.
(11) En 2001, Backus intentó reintroducir una gaseosa sabor limonada con su marca Saboré pero el experimento resultó un fiasco. 
(12) Leer post cuando el zapping no existía y eslóganes peruanos inolvidables, publicados en este mismo blog.

18 comentarios:

saldos varios dijo...

En lo personal, Seven Up, del grupo Pepsico me parece una bebida más lograda que Sprite, lima limón de The Coca Cola Company.
Cassinelli también embotelló durante años una chicha morada gasificada cuya ingesta en tiempos de apagones podía ser de necesidad mortal. Únicamente pasaba helada, recontra helada.
Olvida usted mencionar -y creo que es de justicia hacerlo- la characata Kola Escocesa. En la casa de la empanada de Cayma, Aqp, las salteñas sólo salían con una Escocesa, tal como las pizzas de Pizza Hut sólo pueden acompañarse con Pepsi u otra gaseosa de Pepsico.

David dijo...

No recuerdo si te lo dije, pero yo aún bebía Simba (qué era eso, ¿piña?) en Iquitos, hasta el 2003 me parece. Ahora sí, inubicable. Bimbo aún existe, aunque usted no lo crea, por allá... de Bagua, bastante a la derecha. O sea Iquitos, tierra de imposibles.

alfieri dijo...

Mi estimado Richard:

1) 7up es la tercera gaseosa más consumida en el mundo, después de Coca-Cola y Pepsi, es sin duda la más popular de las gaseosas "transparentes" (en los 80's había una banda española llamada Semen Up). No discuto que la versión gringa de 7up sea más "lograda" que la Sprite, pero en sus versiones lorchas me quedo com la lima-limón de The Coca-Cola Company. Si bien la fórmula es la misma, el agua tiene mucho que ver. Pero como dicen los autores, en gustos y colores...

2) ¿Claro que llegué a probar la Cassinelli chicha morada! Sólo se fabricaba en Lambayeque y la probé en Chérrepe, playa de Chepén, provincia que tiene por cercanía con Chiclayo que con Trujillo. Fue en la Semana Santa de 1994 y no sé si estaba muy helada pero no recuerdo que me haya dejado mal sabor de boca. Seis años después (2000) en Lima Pepsi lanzó la marca Mirinda (muy popular en Argentina). Primero fue de sabor naranja que era tan espantosa como la Concordia del mismo sabor y luego para peruanizarse lanzó su versión chicha morada que era poco menos que nauseabunda. Mirinda desapareció rapidito de nuestro medio y Pepsi (que en esos años no la chuntaba una) pasó a ser franquicia de Embotelladora Rivera.

3) La fama de Kola Escocesa traspasa fronteras regionales. La primera vez que escuché de ella fue por un diseñador gráfico characato: Ricardo Salazar Agostinelli que fue mi dupla en mis últimos tres meses en Sentido Publicitario. Decía que en el Perú no había otra gaseosa igual. Hace poco Nacho Carrillo me ha ofrecido conseguirme la tan mentada Kola arequipeña (haciendo de intermediario con el gordo Diego Bustamante, alumno de Marketing, que es characato y de cuando en cuando le llega su buena remesa de escocesas), pero bueno, viniendo de Nacho,posiblemente todo quede en promesas, promesas, promesas.

DASH:
En el interior del país se elaboran marcas imposibles de conseguir en otros lares. RC Cola, Twist, la misma Bimbo y según dicen, las mismas Bidú Cola y Bingo Club se envasan todavía en alguna embotelladora del Perú... Me queda pendiente otro post sobre las aguas minerales que se fueron con el río.

DrRockas dijo...

La Kola Escocesa también la puedes conseguir en Lima, aunque es una gaseosa cara. La venden en cualquier restaurant arequipeño en la capital y vale la pena pagar unos soles más por ella porque su sabor es único y delicioso. Y, ya que hablamos de gaseosas de los 80, una vez vi una caja de una marca que no recuerdo cuyo slogan era NORTEÑA DE VERDAD!!!! Acaso era el de la desaparecida Chan Chan?. El de Cassinelli era El Swing del Sabor, la probé por primera vez en un viaje que hice a Chiclayo con mis padres cuando tenía apenas tres años. En ese mismo viaje conocí también las aguas de mesa San José y San Carlos, y las gaseosas Concordia y Triple Kola. Recién en 1995, las tres últimas marcas comenzaron a venderse en la capital, pero ya las había probado años antes.

Anónimo dijo...

Por favor, ¿alguien puede decirme en que año se lanzó 7up en España?

Muchas gracias

Alfieri Díaz Arias dijo...

Mi querido anónimo español:

No tengo la más mínima idea pero por lo que he podido averiguar primero se embotelló SPRITE (marca de Coca-Cola Company) en la península y luego SEVEN UP (que daría origen a la banda española: Semen Up).

Tampoco sé desde cuando se embotellaría en el Perú. Pero puedo apostar que aquí contrario a España primero se embotelló 7UP y luego SPRITE.

SPRITE se embotella en el Perú desde 1979. Fue lanzada primero en Trujillo como mercado-piloto antes que en Lima. Incluso los canales de TV trujillanos pauteron un spot de manufactura extranjera (no puedo precisar de dónde) de la marca en el que aparecían jóvenes rubios en un ambiente soleado y un jingle que decía: "No hay nada igual a Sprite". Meses después SPRITE fue lanzada a nivel nacional.

Volviendo a 7UP, nunca la vi en Trujillo durante mi infancia. Estoy casi seguro que por aquí no la distribuyeron. Sabía que existía porque cuando iba a Lima de visita a la casa de mi tío René habían botellas verdes "tamaño familiar" de la marca. También recuerdo un spot de TV (estoy seguro americano) con un pegajoso jingle: "New York, New York ¡Vamos adelante! Aquí en New York se escucha Rock & Roll..." y no recuerdo más.

Como lo menciono en el post, 7Up desaparece del mercado peruano en los 80's y cede su lugar a TEEM. Retorna a principio de los 90`s con el largirucho Fido Dido de mascota.

Brujo dijo...

Alguien sabe o tiene material de KOLA INGLESA o SODA LIMÓN son gaseosas de Ica.CHapas, logos, botellas, etc.

NeoMark dijo...

Hola creo que la campaña de Fido Dido fue para 7up no para Teem, como opinion personal Kola Escosesa, bueno tiene un sabor muy parecido al jarabe para la tos.

The Surge dijo...

De la última propaganda de radio que me acuerdo que pasaron de la Bimbo era "el sabor que más te gusta, Bimbo lo tiene". Los sabores que promocionaban era "Naranja Mandarina", "Frutilla" (antigua Fresa/Frambuesa), "Manzana", "Cola" y "Lima Limón" Obviamente la de cola no le llegaba ni a la suela del zapato a la Coca y Pepsi. Después en 1989 o 1990 sacaron el último video que hay en Youtube, "Refrescos Bimbo... tienen un sabor para tí". Ah, por cierto, el pan Bimbo mexicano fue originalmente de capital español, más específicamente de la Bimbo española que es más formal y no tiene un osito. La mexicana es más conocida porque 1) se vende en los yunaites y 2) tiene el capital malhabido de los corruptos PRI y los narcos. (Disculpa por ser tan mordaz pero me revienta cómo los mexicanos son tomados como ejemplo de todo Latinoamérica por los gringos.)

Alfieri Díaz Arias dijo...

Estimado THE SURGE:

Muy buenas apreciaciones sobre gaseosas Bimbo y la revolucionaria institucional panificadora Bimbo. Sea todo lo mordaz que le venga en gana, pinche carnal que para eso están los blogs.

Un abrazo desde Trujillo-Perú.

Anónimo dijo...

Tengo las botellas de vidrio antiguas llenas de Fanta ( envase con rayas naranja oscuro) Cola inglesa, seven up y las 2 pasteurinas roja y amarilla y watts de mango aun estan selladas alguien tiene alguna mas por ahi?

di natale dijo...

De todas las bebidas que mencionas se te paso recordar una que era la mas rica que salio a suplir las bimbo y curiosamente tenia nombre similar, se llamaba "beat" y solo venia en sabor frutilla, otra era la manzanita que tambien era agradable, por ultimo para los que tienen nostalgia de probar una pasteurina una vez mas deben conseguir la famosa "energina" bebida de origen arequipeño y que es el mas parecido sabor al de la mencionada pasteurina, saludos.

Walter Guerrero dijo...

"Refrescos Bimbo, fresco sabor a fruta".
(La bebida de sabor frutilla -fresa/frambuesa- me gustaba mucho. De dónde sacaban las frambuesas? Pues, saborizantes.

La marca era Manzana Concordia (no Manzanita), de color verde intenso que parecía colorante de kerosene (de hecho en Piura, Sullana, donde la embotellaban -el agua es muy sabrosa- y en Tumbes la gente de pueblo apodó "kerosene" a la Manzana Concordia-.

Concordia nunca perteneció a The Coca Cola Company. De hecho, el Grupo Concordia, entonces denominado Grupo Rivera SA- desarrolló el único caso en donde Pepsi le ganó la Guerra de las Colas a Coca Cola cuando, a fines de 1990, adquirió la planta de NorAndina SA que embotellaba Coca Coca en Sullana.

En Sullana, la fábrica de Enrique Cassinelli e Hijos siguió embotellando Bidú Cola hasta mediados de los 90.

Embotelladora Rivera SA (1986) y Concordia (1951) pertenecían al mismo propietario: la familia Rivera (Chiclayo), que suscribió un contrato de producción y comercialización con Pepsi Co desde mediados de los 50. Ahora, este grupo se retiró de la industria embotelladora.

Anónimo dijo...

En 1999, debido al exito de Chiki y de Kola Real en las zonas perifericas de Lima, muchas embotelladoras empezaron a experimentar: productos como Crush manzana, Duo (limonada con cerveza), Sunkist, todas buscando su porcion de mercado, la mayoria fracasaron
Mirinda se lanza en Lima en 1994, recuerdo haber tomado Mirinda Limon, y era demasiado acida
La Kola Esocesa es la mejor por el agua q utilizan, por su sabor y por su cantidad adecuada de gas q no te cae mal
Pasteurina se vendia basicamente en el Este de Lima por la Carretera Central
Lobito

jose dijo...

Encontre algunas botellas de gaseosa con marcas que desconozco : "San Cayetano" con su slogan Calidad,Cantidad y precio.Cont. neto 620 ml. botella sin color .La otr botella dice " Full Kola" Tengo otras antiguas de Socosani, Agua mineral Jesus ,Escosesa ,Kola Derby y Gin Canada Dry .Todas con etiqueta de papelHay coleccionistas interesados?

Walter dijo...

Kola francesa en arequipa

Anónimo dijo...

Hola, alquien que tenga chapas antiguas por aquí, dejen un correo para contacto.

Guillermo Biondi dijo...

Manda una foto de la San Cayetano por favor