sábado, 22 de agosto de 2009

el misterio amarilis

Nunca se descubrirá cual era su nombre o verdadera identidad, sólo se sabe que a principios del siglo XVII hubo en el Perú una poetisa que escribía bajo el seudónimo de Amarilis. Sabemos de ella gracias a Lope de Vega, quien en 1621 publicó La Filomena, conjunto de rimas, versos y poemas en los que se incluye La Epístola a Belardo, una misiva en tono poético dirigida a él —a Belardo— y firmada por una tal Amarilis.

Sobre su vida se conoce poco. Los entendidos en poesía pastoril afirman que ‘Amarilis’ es en realidad sinónimo de ‘María’, al igual que ‘Belisa’, como se refiere a su hermana menor, es sinónimo de ‘Isabel’. En las pocas luces biográficas que ofrece la poetisa, menciona que es nieta de conquistadores y fundadores de León (Huánuco), ciudad que recalca “siempre es primavera”. Dice de su hermana que posee más ‘brío’ que ella y por ello se ha casado con un joven venturoso. Amarilis en cambio, ha optado por vivir en limpio celibato, “a dulces musas inclinada”. Por estas líneas, los estudiosos deducen que debió tratarse de una monja que se enamoró platónicamente del Fénix de los Ingenios, pero... ¿acaso no pudo tratarse de una viuda o de una mujer casada, cuya infeliz y represiva vida conyugal la llevase a mentir u omitir ciertos detalles para no levantar sospechas sobre quién era en realidad?

La tesis más defendida —y difundida— sobre su identidad es que se trató de María de Rojas y Garay (1594-1622), huérfana, proveniente de dos familias ilustres, fundadoras de la ciudad de León (Huánuco). Se trasladó a Lima y se hizo pupila seglar del beaterio de las Agustinas Recoletas, eligiendo en 1617 el enclaustramiento antes que el matrimonio. Moriría cinco años más tarde, poco antes que llegaran al virreinato las primeras copias de La Filomena. Otros nombres que se barajan para asumir su identidad, son: María de Figueroa, María de Alvarado y María Tello de Lara. El único quien sostiene que Amarilis no se llamaba ‘María’ es Carlos Milla-Batres, asegurando que su nombre era Gerónima de Garay Muchuy, viuda de don Diego de Acuña, sustentándose en una investigación bibliográfica de documentos de ese período en Huánuco.

Otros han supuesto —Ricardo Palma entre ellos— que Amarilis no fue una mujer sino un varón. Hay quienes van más lejos y opinan que todo se trata de un engaño perpetrado por el propio Lope de Vega, quien pudo haber inventado una supuesta Amarilis, pues como dramaturgo ya había dado muestrar de querer penetrar en la psicología de los personajes femeninos. Sin embargo, entre la Epístola de Amarilis y la respuesta de Lope existen marcadas diferencias de estilo. La de una es de corte renacentista, la del otro es barroca.

Amarilis afirma mantener un amor sin esperanza. Alude a la novela de Lope El peregrino en su patria al escribir: No sientas mucho verte peregrino / que es patria tuya el cielo / y que eres peregrino acá en el suelo /...Allá deseo en santo amor gozarte / pues acá es imposible poder verte. También habla del Perú, de Pizarro quien fundó ciudades y dejó memorias. Lope, con el nombre de Belardo, dice querer acomodarse al dulce estilo de Amarilis. Hace de manera recíproca una declaración de amor platónico y luego procede a contar su propia biografía, de su familia oriunda del valle del Carriego en la Montaña donde falta el dinero y la tierra es corta. Su padre abandonó a su madre y se marchó a Madrid, ella “de celos ciega” lo siguió y cuando se reencontraron hicieron las paces y ese momento —anota Belardo—, fue piedra en mi primer nacimiento / En fin, por celos soy, ¡qué nacimiento! / Imaginad de vos, que haber nacido / de tan inquieta causa fue portento. Como bien apunta Washington Delgado, la diferencia entre epístola y respuesta es que “una escribe orgullosa, una heroína de épico poema, el otro en cambio, habla de haber sido engendrado entre pobreza, celo y engaños, cínico y desenvuelto, como si fuera un personaje de novela picaresca”.

Quien se haya ocultado bajo la máscara de Amarilis por siempre será un misterio. Su fina escritura del periodo colonial, en cambio, será un ejemplo maravilloso de amor epistolar y platónico a la distancia.  

14 comentarios:

necia dijo...

jajajajaja y la amarilis que te has inventado, de bestia no te baja jajajaja y fíjate que podría ser verdad que se trata de un hombre... o varias personas a la vez que se están divirtiendo contigo... ¡sorpresa!

¿estás manipulando las palabras del verificador? jajajajaja

David dijo...

Como corresponde a mi escepticismo, creo que Lope la inventó... y nuestro ego -empequeñecido- peruano trató de reconocerla, identificarla y reclamarla como patrimonio nacional.

marco dijo...

¿Sería probable acaso que la mención en otro artículo sobre la Amarilis de Lope de Vega, sea la declaración platónica, oscura y sibilina del autor a la caprichosa necedad de la comentarista? Con tal de que se revise con qué se alimentó o untó antes Necia, un ósculo epistolar podría nacer como esos amores, coloniales, renacentistas, profundos.

¡Suerte!


Marco

necia dijo...

¿y quién eres tú para andar prediciendo un ósculo que no sería el tuyo y -sobretodo- poniendo condiciones al mismo? este pata se anda fumando uno bien grueso

marco dijo...

¡Absolutamente nadie! aunque tampoco impuse alguna condicionante, fue sólo una sugerencia para evitar incómodas muecas faciales que intenten obstruir el ingreso del sacro aroma para no extasiarse con tan delicado hedor; era sólo un aporte al martir galán. Recuerda que los no creyentes no remplazamos bondades por maldades por el sólo hecho de creer.

Besos


Marco

necia dijo...

"con tal de que" es una condicionante y no una sugerencia, boludo, revisa bien lo que escribiste

por otro lado, la embadurnada y la comida de la holy shit antes del beso era para ti, ¿o tampoco te acuerdas? en todo caso, si sigues queriendo mis besos, yo sí impongo esa condición: con caca o nada, tómalo o déjalo

bye baboso

alfieri dijo...

Mi querido Dash, hablar de una poetisa peruana del siglo XVII no es chauvinismo, es probabilidad. Cierto o no, Perú tiene su Amarilis como México tiene su Sor Juana Inés de la Cruz.

La identidad perdida de Amarilis se presta a muchas hipótesis y leyendas. Aunque es probable que Amarilis sea fruto de la imaginaciòn de Lope, es probable también que fuera una chola bien peruana. Las descripción del Huánuco primvaeral y sobre Pizarro, no era información de primera mano, no habían periódicos, enciclpedias, ni google para enterarse (aunque claro, De Vega era un hombre culto). Es pbsible que Amarilis se las haya ingeniado para averiguar la dirección postal de su Belardo (creo que por esos años ya se había hecho sacerdote).

marco dijo...

Como dije en el comentario anterior no "impuse" ninguna condicionante, sólo la sugerí para evitar compartir aromas que al no creer, uno no las puede confundir con maravillas olfativas. Confundir fantasias con realidades sólo son propiedad "intelectual" de quienes creen en ellas; lastimosamente los ateos carecemos de tan magna virtud.

Con respecto a tu generoso ofrecimiento de un ósculo a mi persona, cuando previamente hayas ingerido la mierda de tu deidad, lo tomo agradecido, pero a la vez, recurriendo a la austera definición de "beso" como el acto de juntar 2 personas sus bocas y "boca", como la cavidad parte del sistema digestivo, es pues que me doy la libertad de usar no la cavidad inicial del mencionado sistema sino la final para que el aliento sea el mismo. Lamento no poder sonreir con dicha cavidad, pero de seguro y si pudiera lo haría agradecido.

Besos Machistas (no te olvides de las pataditas)


Marco

necia dijo...

me aúno a dash para indicar que amarilis es más que probable el producto de la inventiva de lope de vega, como la amarilis de fierro puede ser obra del mismo autor de este blog que se anda riendo de todos con su necia

marco dijo...

Me ignoras Necia. Acaso ¿me castigas con el látigo de tu indiferencia? o ¿es que mi Boca inferior (en cuanto a posición) no está a la altura de la tuya? No creo seas tan alta.

Besos


Marco

necia dijo...

hum... qué tal fijación tienes, marco, dime, ¿será que tu boca inferior posee mejor aliento que el de la superior? ¿o será que tu círculo es tu mejor cara? hum...

por siaca, ¿cuánto mides baboso?

marco dijo...

No es fijación; sólo me sentía culpable de tu anterior abandono por motivos, llamémoslos excretorios. Y el motivo de la elección de la cavidad fue por contraste olfativo. Mido 1.80m.

Besos


Marco

necia dijo...

mides igual que el fierro, asu, les digo lo mismo que en post anterior: váyanse a danzar el baile de los que sobran, pero esta vez a ritmo de lambada, es que dan tas con tas los dos, justitos, el uno para el otro, enhorabuena, Dios los cría y ellos se juntan

marco dijo...

Es una medida normal en gente normal. A imagen y semejanza de nuestro señor (no señora) Dios, quien entregó a su hijo (no hija) para el perdón de los pecados. Amén.

Besos


Marco