sábado, 17 de octubre de 2009

chao muni

Hoy sábado se disputó la última fecha de la segunda. Sport Boys logró el ascenso, Deportivo Municipal el descenso. Dos equipos tradicionales en ambos extremos de la tabla. Boys tiene una nueva oportunidad de volver a ser grande, Muni parece condenado a transitar por el túnel del olvido, ese hoyo omnívoro que ha ya devoró al Sport Progreso, Mariscal Sucre, Centro Iqueño, Atlético Chalaco, Defensor Lima, San Agustín; todos en su momento campeones del fútbol peruano y hoy desaparecidos.

La agonía de la Academia se remonta a 1981, cuando con el ‘flaco’ Malásquez, Franco Navarro, el ‘Diablo’ Drago, ‘Chochera’ Castillo, entre otros, alcanzaron el segundo puesto detrás del Melgar de Arequipa. Pudieron ser campeones. La campaña del año siguiente en la Libertadores —su única participación— frente a equipos paraguayos fue un desastre. No sumó ni una unidad. Conforme esa década avanzaba, el protagonismo del equipo edil se diluyó al punto que el Sporting Cristal —maldito usurpador— le arrebató la tercera ubicación entre los clubes más populares del país. A lo largo de la década de 1990 inició su cruel romance con el descenso. En 2000 no pudo más y se fue a Segunda. Retornó en 2007 para ser puntero por varias fechas del Clausura, ganarle a Universitario tres de los cuatro ‘Clásicos Modernos’ y perder inexplicablemente la categoría ante Cristal, tras llevarle diez puntos de ventaja.   

Este 2009 el Muni tocó fondo, perdió 1-0 contra el Torino de Talara y se fue pa’la Copa Perú, trampa mortal de la cual quizá no pueda escapar y termine falleciendo por inanición. Una pena por sus miles de hinchas —la más fiel y sufrida del país— y por su rico historial. El fútbol de un país es grande cuando tiene instituciones —clubes— sólidas. Mientras Argentina, Brasil, Chile, se dan el lujo de contar con una decena de equipos ‘históricos’ como protagonistas, nosotros apenas tenemos un triunvirato. Los demás equipos tienen un protagonismo fugaz en el Descentralizado y luego desaparecen.

Echaremos de menos al Echa Muni. Para mí siempre estarás en Primera de donde nunca te debiste marchar. Si logras salir de la penosa situación en la que te encuentras, será porque te convertiste en Sociedad Anónima y, lo que es mejor, fuiste adquirida por un magnate como el mexicano Vergara de Omnilife. Espero no verte convertido en un híbrido tipo La Joya-Iqueño, Aurich-Cañaña o Total Chalaco, lo que a mi gusto significa una afrenta a la trayectoria de lo que fuera el ‘león porteño’ (¿se imaginan un Inti-Municipal?). Espero, Academia, que te levantes. Quiero ver de nuevo a la banda del basurero vibrar.

4 comentarios:

necia dijo...

ya pues fierro, deja de tanto fútbol

alfieri dijo...

escribo por coyuntura y por sentimientos. Sé que a muchos no les gusta el tema y lo comprendo. Los triunfos y derrotas deportivas son intrascendentes, aportan poco al desarrollo del género humano (desde el punto de vista ontológico, aunque no del fisiológico). Que el Muni esté a punto de desaparecer como institución me causa una pena muy grande, seguro no serán muchos los que sientan la misma desazón... pero lo importante es que son.

necia dijo...

pero no te pongas llorón pues, no es para tanto, nomás digo porque esta vaina me aburre, felizmente ya posteaste otra cosa, ya vuelvo para golpearte

David dijo...

Estás cada vez más viejo