viernes, 13 de noviembre de 2009

me gusta hombres g (y no me siento gay)

La década de 1980 fue escenario de la eclosión del rock en español. 1986 significó la cimentación, 1987 el apogeo y 1988 el declive, cuando el rock anglófilo volvió a recuperar su liderazgo en las radioemisoras hasta mediados de la década de 1990 cuando sucumbió ante la invasión de los ritmos tropicales. A principios de los ochenta, las radios habían dado —reducido— espacio a Frágil (Avenida Larco), Mecano (Maquillaje, Me colé en una fiesta), Miguel Ríos (Amor por computadora) Charly García (Nos siguen pegando abajo, No me dejan salir, Demoliendo hoteles), Miki González (Dímelo, dímelo). La presencia masiva del rock en nuestro idioma se lograría con Los Abuelos de la Nada (Mil horas, Así es el calor), El Tri (Vicioso, Nunca digas que no), Virus (Luna de miel, Pronta entrega), Miguel Mateos & Zas (Por una noche más, Tirá para arriba). La popularidad se consolidaría con la presencia de Soda Stereo y Hombres G. 

Hombres G era una banda que en el Perú ochentero despertaba ambivalencias entre los radioyentes varones: o te gustaban o los detestabas, no había término medio. Los G te podían gustar por:  

a) No fue la mejor banda pero sí la más representativa en nuestro medio de ‘la españolada’ como se denominaban a aquellas bandas de rock & pop influenciadas por la Movida Madrileña, movimiento post franquista que se trajo abajo los tabúes, complejos y represiones de toda una Era. Bandas como Radio Futura, La Unión, Duncan Dhu, Alaska y Dinarama, Ilegales, Nacha Pop, Tam Tam Go!, Honorable Sociedad, Orquesta Mondragón, Danza invisible, Siniestro Total, Farmacia de Guardia, Toreros Muertos, hacían canciones alegres y despreocupadas, sin tomarse las letras en serio. La ‘profundidad’ podían dejársela a Serrat y —con menos fortuna— a Sabina. Los principales éxitos de Hombres G fueron concebidos bajo esa atmósfera desenfadada. Que otros se preocupen por la problemática mundial y existencial, ellos solamente querían divertirse.  

b) Sus baladas podían sonar banales pero estaban bien direccionadas a una generación entre los doce y veinte años que no podían identificarse con los dramones ‘adultos’ de un Camilo Sesto o un José Luis Perales, pero sí con melodías que hablaban de colegialas, discotecas, playas y diálogos telefónicos. Los G eran en ese entonces teen-agers y hacían música para ese target, ya sea en España o en América Latina.

Los G te podían disgustar por los mismos motivos mencionados más:

a) la voz nasal de David Summers que no es pues, muy masculina que digamos. Voz de chivato más que de chaval. Cantando baladitas sonaba bastante gay, pero no tanto como aquel que oía y se identificaba con esas tonaditas.    

b) La pinta del mismo Summers, de niño pijo, encandilador de quinceañeras lo que aumentaba la aversión del público viril a quienes los tenía ‘hasta la banana’ como en Indiana. Consuelo malevo: “de qué le vale ser pintón si es un cabrón”.

c) El sonido light de los riffs de Rafa Gutiérrez (primera guitarra) y Dani Mezquita (segunda). Algo que quiere y promete ser rock pero al final se desinfla. Curiosamente, los punteos soft registrado en los vinilos, contrarrestaban con la testosterona del propio Gutiérrez en concierto. La mala copia de los Beach Boys era reemplazada por una guitarra fuzztoneada y bastante viril. Hay un sonido Hombres G en el estudio y otro en vivo... Pero el más difundido es el ‘suavecito’, propio para los tímpanos de una niña.

A mí los G siempre me gustaron y había que tener huevos para admitirlo, sobre todo si en tu grupo amical lo más blandito en cuestiones musicales era Iron Maiden y lo más recio: Venom, Slayer, Thanatos, etc. Para ellos, Hombres G era sinonimia de Hombre Gay. Mi primera excusa fue que los escuchaba porque era del gusto de las hembritas, por ende, tener sus vinilos era una inversión en popularidad entre ellas al ofrecerme en grabarles cintas (grabé como una centena y no me agarré a ninguna). Después no me quedó más que asumir mi gusto culposo con cierta dignidad. Intenté, por ejemplo, fundamentar la virilidad de Hombres G a través de sus discos y claro, terminé como el orto. Su primer disco es de un rosado chillón como nunca lo hubiera utilizado ninguna banda de rock —masculina— que se respete. Su segundo disco era de un tono fucsia también dudoso. El tercer disco era la ilustración de un cerdo (¡bravo!) ...calzando zapatos de mujer. “Pero, ¿qué hay de las canciones?”, repliqué y me fue peor. En Devuélveme a mi chica, título que los lanzó a la fama, en vez de decir: “¡te voy a sacar la mierda por levantarme a mi hembra!”, dicen: “voy a llenarle el cuello de polvos pica-pica”. En El Ataque de las Chicas Cocodrilo en vez de “¡yo no hago más que rascarme los huevos!”, dicen: “yo no hago más que mirarme al espejo”. En No, no, no —el título en sí ya es bastante rosquetón—, en vez de: “¡no me da la puta gana de verte!, me voy de juerga”, dicen:  “no te quiero ver, prefiero quedarme en casa viendo Falcon Crest”.

Pasaron los años, llegamos a 2009 y cuando a mediados de octubre se hizo oficial que Hombres G iba a ser la banda estelar del Expo Rock Movistar en Trujillo, mandé un correo masivo a mis amistades para ver quienes se apuntaban al concierto. No faltó quien me respondiera:  “¡Esos cabros me llegan al pincho!”. Carajo, después de dos décadas el juicio de valor seguía siendo el mismo.

Cuando se presentaron en octubre de 1987 en el Gran Chimú, fui solamente con tres amigos, poquísimo en comparación a los conciertos de El Tri, Los Violadores, Soda Stereo de ese mismo año en esta ciudad. En esos días, los G se hicieron más aborrecibles porque una radioemisora local, 90.3, se autodenominó “la radio G” y pasaban sus principales éxitos matinée, vermouth y noche. En el concierto de aquella vez el artista telonero fue el desaparecido Beto Danelli quien el año anterior había colocado su balada Te necesito en los rankings, en esta oportunidad era Mar de Copas que después de Mujer Noche y Suna no había colocado otra canción en los charts.

El concierto de los G en el Real Plaza comenzó exactamente a las 11.30 pm. Abrieron con Voy a pasármelo bien, luego con El Ataque de las Chicas Cocodrilo. De ahí tocaron un puñado de temas  ‘nuevos’ o que al menos nadie conocía en nuestro medio. Aquí en el Perú sólo se editaron sus tres primeros discos. En 1989 sonó a manera de single Te necesito (“siempre intentas parecerte, tantas cosas que no eres”) y de ahí un largo silencio mediático. En 1992 la banda se separó y Summers vino alguna vez como solista al Perú, pero no pasó gran cosa. La reintegración de la banda se hacía necesaria. En el último concierto, como su nueva propuesta no conectaba con el público, a los G no les quedó más alternativa que apelar a sus éxitos ‘de siempre’. Del La cagaste Burt Lancaster —que en el Perú la censura cambió a c??aste— tocaron: Visite nuestro bar, Indiana, Sólo un par de palabras, Te quiero, Marta tiene un marcapasos, Dos imanes. Cuando parecía que se retiraban, reaparecieron y siguieron con: No te puedo besar (cantada por el batero Javi Molina), Temblando (la balada más coreada por las féminas), Venezia (la más voceada) y cerraron, a la una de la mañana, con Devuélveme a mi chica.

Calculo que debieron asistir unas ocho mil personas, cifra nada desdeñable en estos tiempos cumbiamberos para una banda que vivió su apogeo hace una veintena de años. Fuimos cinco amigos contemporáneos a quienes nos tocó revivir nuestra adolescencia. Todos concordamos que fue una tocada de puta madre, todos menos que al principio no ocultó su beneplácito, pero después concluyó: “nada mal, para unos cabros de mierda”. 

23 comentarios:

necia dijo...

pero así fueran cabros, ¿qué papel juega el hecho de ser hetero u homosexual en que la gente sea talentosa o no? me friegan que se discrimine en contra del prójimo por razones como éstas

si leo a beto y quiero comentarlo, no falta quien me salga con que por qué leo a ese cabro, ¿acaso escribe con su culo para ponerme a pensar en eso? igual con cualquiera que haga algo que valga la pena, no falta quién salga con una cosa como ésa, que no frieguen, déjenlos en paz, que se defiendan con lo que saben hacer; su postura sexual es algo que les incumbe solamente a ellos y ya

alfieri dijo...

Si la Humanidad despreciara a los artistas homosexuales, habría condenado a la hoguera a Wilde, Capote. El rock a Elton John o Freddie Mercury. Recuerdo el revuelo que causó entre los metaleros (la comunidad rockera más homofóbica) cuando Rob Halford, vocalista de Judas Priest, hizo pública su homosexualidad.

Sobre Hombres G se les colgó el sambenito de "cabros" no porque lo fueran (dudo mucho que lo sean) sino porque su música sonaba muy suavecita. El sonido -en estudio- era muy chupetín de fresa. La voz de Summers no era pues de un registro muy viril que digamos, he ahí el rechazo de gran parte del sector masculino. La premisa era: "Que sean cabros ese es su problema personal, pero que suenen a cabros y encima te guste he ahí lo malo"

Por supuesto yo no compartía esa opinión pero en cierto sentido la entendía. El rock and roll es asunto de machos (al menos en sonido porque en apariencia desde los tiempos del glam que lo andrógino se infiltró en la música).

necia dijo...

rock and roll de machos jajajaja no eres homofóbico, pero sexista sí que eres, ¿en dónde dejas a las mujeres?

alfieri dijo...

Sería tema de un buen post de cuántas mujeres rocanroleras han existido. Janis Joplin, Grace Slick, Heart, Joan Jett, Lita Ford... Seguramente deben haber un puñado más (no muchas más). Sonará
contradictorio, pero todas ellas han hecho rock and roll con VIRILIDAD sin dejar de ser FEMENINAS. Como bien rezaba el copy de un excelente spot argentino para MTV: "Rock is hard".

necia dijo...

claro, todos tenemos de masculino y femenino en nuestros cuerpos, no sé de dónde carajos salen con que no tomo agua sino cerveza, el agua para los maricas; prefiero carne de res no de pollo, el pollo para los maricas y cosas así, cuestión de mentalidad

las mujeres podemos jugar a los soldados, tener soldados de juguete, (y jugar con los de carne y hueso más tarde, ooops) preferir el azul al rosado sin dejar de ser femeninas, colgarnos de los árboles, pelear a puño limpio con los muchachos y dejarlos sangrando, ganarles las canicas con trampa y por supuesto, rockear a morir aunque nos digan marimachos

¡viva el rockkkkkkk!

necia dijo...

oye fierro, entré a youtube a revisar los videos de los temas que mencionas y descubrí que la voz de andrés calamaro cantando mil horas (cuando estaba chibolo) difiere horrores de la de ahora. ni me acordaba que él era parte de abuelos de la nada. comparándola con mi favorita, la guitarra, que canta con los auténticos decadentes, se siente la diferencia de época, hum... creo que me gusta su voz aguardientosa de ahora, esa de alfonsina y el mar es para llorar de sentimiento... aunque no soy su fan precisamente, ¿eh?

DrRockas dijo...

Valija Diplomática es un grupo CHILENO, no español. Hablando del pop rock español que se escuchó en las radios peruanas a comienzos de la década de los 80(1983-1984), te faltó mencionar a Puskarra(Africa), Video(Victimas del desamor), Club Naval(Aún)y China(No puedes comprender mi corazón de rock and roll), entre otros que tuvieron éxitos menores. A finales de 1984 comenzaron a sonar los grupos argentinos(Charly Garcìa,m GIT) y paralelamente resurgía el rock nacional con temas como La nave blanca de Frágil, Por tí de Duwetto, Bajo control de TV Color y Atrapado de Taxi. El declive del boom del rock en español comenzó recién en el Verano de 1989 y terminó por desaparecer a mediados de ese año, cuando llegó la invasión de la balada y de los ritmos latinos. Hombres G se hizo conocido en nuestro país desde 1986con Devuelveme a mi chica y luego con Indiana, aunque tímidamente empezaba a sonar también Marta tiene un marcapasos. En 1987 fue el turno de Visite nuestro bar, El ataque de las chicas cocodrilo, Venezia(del primer y segundo disco), En mi coche, Y cayó la bomba fétida, No, no, no, Una mujer de bandera y la balada Temblando. Al año siguiente sonaron tres temas de su cuarto LP: No aguanto a tu prima, Sueltate el pelo y Si no te tengo a tí y también la lenta Sin tí, que era del primer disco. Finalmente en 1989 sonaron tibiamente Te necesito y El último baile.

Alfieri Díaz Arias dijo...

Tienes razón, Valija Diplomática eran chilenos, gracias por la corrección. Formaron parte de la "invasión chilena" que se acentuó a mediados de 1987. Sus principales representates fueron LOS PRSIONEROS (en primerísimo lugar), UPA, NADIE, APARATO RARO, CINEMA (luego su líder Álvaro Scharamelli la haría de solista).

Sobre el rock en español, los primeros brotes durante el primer lustro de la década fueron muy aislados como para generar una corriente pero vale colocarles el mote de "precursores". De la españolada me olvidé mencionar a Puskarra y a China que definitivamente lograron colocar su veiniitúnico hit en los charts. De esa época también son Los Inhumanos con: EL DJ SE HA VUELTO LOCO.

Sobre el rock argentino, el primero en sonar fue Charly en 1982con NO BOMBARDEEN BUENOS AIRES. Al año siguiente (1983) discos El Virrey editó en nuestro medio el excelente MODERN CLIX donde fueron hits: "Nos siguen pegando abajo" y "No me dejan salir". 1985 sonó con fuerza "Demoliendo hoteles", fue preludio para que ese mismo año Charly se presentase en la Feria del Hogar acompañado de una banda hasta entonces desconocida: GIT. Charly se fue y GIT hizo unas cuantas presentaciones más. A fin de año colocó en las radios: "Ese tiempo que está por nacer"... Ya no faltaba nada para la explosión del rock en español.

El rock nacional merece un post aparte. Después de la extraordinaria movida de los 60's y principios de los 70's, hay un rochoso silencio hasta Los 80's. "Avenida Larco" fue un hit aislado de 1981 al igual que "Nave blanca". Duwetto ya había grabado y hecho sonar un par de temas en inglés antes de hacer de "Por ti" (1984) su gran canción y legado al rock peruano. En 1985 Rio (una de las peores bandas de nuestra historia) coloca uno de sus primeros y espantosos hits: "Televidente". Ese mismo año Miki González logra lo mismo con "Dímelo, dímelo" base de su excelente primer disco: PUEDES SER TÚ (1986).

Sobre el final del rock en español concordamos que fue en 1989 (en 1988 ya estaba en franco retroceso).

Del cuarto disco de Hombres G (¿se editó en el Perú?) me gustó mucho TE NECESITO que a pesar de ser una balada más de los G tiene un sonido y diría una letra que la hace diferente y entrañable: "Siempre que tengas futuro / verás delante la autopista / Soy un piloto de la segunda guerra / Una ola que se eleva realizando mi mision... /
Sobrevuelo América y sólo pienso en ti / Y te necesito..."

marco dijo...

Necia me hizo recordar un artículo que escribí con mucho cariño acerca de Calamaro ( http://bajotumirada.blogspot.com/2008/10/calamaro-regresa.html ), y tengo la firme meta de hablar de Hombres G, que más allá de que si tienen problemas o no con su identidad sexual, de lo que signifique la G de su nombre, intentaré limitarme unicamente a la destreza armónica y tal vez lírica, de sus obras, que en su momento inquietaron a la juventud limeña. Hombres G y Calamaro, por igual, son un tema nutriente para extenderse placenteramente donde los adjetivos se esbozan por naturaleza sin esfuerzo alguno.

Un abrazo,

necia dijo...

ya sabía que había gato encerrado por aquí, pobre calamaro, en ese post le das con todo y si te ocupas de los hombres g, ya me imagino cómo les va a ir a los pobres

mira adefesio, enredado puede ser el cabello de calamaro, quién podría decir que no, no se esmera mucho en lucir corte militar que digamos, pero... ¿no te das cuenta que enredado también eres tú, pero para hablar? o quizá debiera decir para escribir. das vueltas, pases de torero, picas, y al final te ponen a los terneros a la arena del coso para quitarte al toro porque no sabes dar la estocada final, ufff rabo no ves pero ni de milagro

y me reafirmo en que no soy fan de calamaro pero su versión de la guitarra me gusta y la de alfonsina me pone la piel de gallina

y para que se te quite lo picón: me gustan los hombres g también, ya está

marco dijo...

Necia, pero yo no cobro para que me leas; estaría estafando, al no prestar el cuidado debido, a incautas como tú; si cobrase ten por seguro que no sólo sería una actividad catártica. De igual manera pareces extender tu actividad coprófaga no sólo a la ingesta estomacal sino a una digestión auditiva ¿habrá algún término para ello? lamento confesar mi ignorancia y admirar tu reafirmación a actividades insalubres. Por cierto oí 2 versiones de Calamaro asesinando sin piedad el tema Alfonsina y el Mar, en una parece estar en un bar habiendo arrasado con toda la mercancia y en otra parece estar en el baño, pero en ambas, con generoso afán, desafina.

Besos

necia dijo...

no desafina, es su versión cantinera de alfonsina y el mar, pedazo de blababas. el hombre ya tiene la voz cuarteada con tanta huevada que se ha metido en el cuerpo; pero qué voy a hacer, me gusta esa versión de mi guitarra y la de alfonsina. en cambio de ti no me gusta nada: escribes hasta las huevas, pones pose de galán de cinco esquinas, te computas el gran músico, el mono sabio, eres una completa cagada, ya apágate y deja al fierro sobrevolando américa a su libre albedrío

marco dijo...

Necia, lamento informarte que desafinación es cuando las vibraciones del audio no llegan a la frecuencia correcta dentro de un grupo armónico, es decir, cuando no le da la nota, y no es requisito indispensable, lo lamento, ser o computarse un gran músico para saber que la voz cuarteada o fea o aguardientosa en versiones cantina, bar, barriada, o callejón, no tiene relación alguna con la capacidad de, por lo menos, hacer la nota adecuadamente, esto fuera de las técnicas de canto que obviamente el señor Calamaro no tiene idea de su existencia.

No critico de ninguna forma tu gusto para con Calamaro, ni me extraña, me parece tierna; como dije antes, los conductos para disfrutar elementos similares no se limitan al sistema digestivo, la coprofagia puede ser también auditiva.

Besos

necia dijo...

huevas, tengo un amigo que cada vez que llega a "científicamente, está comprobado..." me alerta que ya perdió la batalla verbal conmigo. me lo recuerdas cada vez que recurres a tu coprofagia... hasta ahí nomás llegaste con el tema

marco dijo...

Necia, confieso decepcionado que suenas a Dash cuando asume que mis comentarios son insultos, el último recurso cuando los argumentos se han agotado, cuando dices que cada vez que río al repetir el apodo que tan dignamente te has ganado (coprófaga), hasta ahí no más puedo llegar, a pesar de que por más que te guste el señor Calamaro igual su entonación calante no pueda ser desestimada cada vez que por mala suerte alguien es torturado cerebralmente creyendo que oye buena música.

Y repito ante tus tiernos gustos, no me sorprende.

Besos

necia dijo...

mis tiernos gustos juas juas pero por más que se te paren los pelos ante mis gustos, recuerda que son eso: míos, que nunca voy a ir a preguntarte qué tal esto, eso o aquello para tener que encaminar mis gustos en base a los tuyos, tal vez en tus sueños, pero como lo dijo el poeta, los sueños, sueños son

y aunque suene a dash, suenas a que no tienes más que decir cuando sacas a relucir la palabrita que tanto te gusta, y ya ves, no te ataco por esos gustos, que con tu pan te lo comas

marco dijo...

Bueno Necia, tampoco tienes que preguntarme qué tal esto, eso o aquello para encaminar tus gustos en base a los míos, puesto que mi comentario no se deben a ellos, y porque obviamente tus gustos obedecen a tu educación y cultura. Una vez oí decir que uno es lo que come, y sin llegar con cierta sonrisa a mencionar tu apodo, esto también habla de lo que se consume, en este caso auditivamente.

Besos


PD decir que Calamaro desafina no es cuestión de gustos, es cuestión de no ser sordo.

necia dijo...

ya ves: no dejas opción a que piense algo diferente de ti: sigues dándole y dándole a lo mismo, creo que de tanto darle a la manuela se te ha quedado la costumbre o quien sabe tengas esa costumbre porque así te obliga tu tara mental

y lee, ya dije que no soy fan de calamaro, nomás me gusta su versión de alfonsina y el mar, es diferente, borrachosa, aguardientosa, lo opuesto a todo lo que se ha oído con ese tema, me gusta y no pienso pedir disculpas por ello; también me gusta su participación con los auténticos decadentes para dar un nuevo giro a la canción que me gusta: la guitarra

marco dijo...

Necia, no dije que fueras Fan de Calamaro; eso lo reafirmaste. Mi comentario se debió a que mencionaste que te gustaban esas 2 versiones y clamaste al cielo, "no desafina, es su versión cantinera de alfonsina y el mar", cuando más bien no afina; como dije, tus argumentos en casi todo tema siguen apasionamientos carentes de razón, evidenciando ceguera y sordera. No hay acto más tierno que el ayudar a un discapacitado, lamentablemente, no te dejas.

Besos.

necia dijo...

ay con esta bestia, en ningun momento dije que me gustaran las dos versiones de la canción, nomás una, la primera que salió, la borrachosa, la siguiente ni la mencioné, tiene otro estilo, no me gustó, el que mencionó las dos versiones fuiste tú, ¿viste?

según tu criterio, para escuchar una canción hay que ir desprovistos de emoción, de apasionamientos, con un musicólogo aficionado como tú al lado para descubrir los desafinamientos y los "gallitos", los falsetes y etc, apuntarlos detalladamente y ponerlos en una lista de pasa, no pasa; ya hermano, cuando decida "dejarme" llevar por tus sabios consejos te aviso, pero hey, busca en donde sentarte, te puedes cansar de esperar

marco dijo...

Necia, 2 versiones: "su versión de la guitarra me gusta", "nomás me gusta su versión de alfonsina y el mar", si sumas uno y uno son dos. Con respecto a mi criterio, tampoco dije que para oir una canción hay que ir desprovistos de emoción o apasionamientos, pero hay que tener un mínimo de conocimiento; es como leer un poema en un idioma que desconoces, la emoción no tiene donde estar si no entiendes el lenguaje. La armonía es el lenguaje de la música como el idioma es el de las letras; si dices que tal obra es buena o que te gusta sin conocer el lenguaje sólo muestras, para variar, hablar sin fundamentos; por eso es que inspiras ternura.

Besos

necia dijo...

ternura juas juas, la necia inspira ternura, juas juas lo voy a publicar en mi blog para que todos mis fans se arrastren de la risa.

OK won, bye, ya cánsate, yo ya me cansé de ti

Gustavo dijo...

Ese es el problema de los gays (homosexuales en Perú al que hace de mujer se le dice cabro y al que hace de su marido se le dice cacha cabro) deberían de decir que son para que no haya confusión.
Por ejemplo yo le dije a una prima que escuchaba la música de Lady Gaga (Bad Romance) que era música de gays, y como ella ni su hermanito ni sabían las letras no se daban cuenta y desde que les dije dejaron de escuchar esa música, ya que ellos no eran gays. Lamentablemente su tono es algo pegajoso.
Por otro lado está bien cuando dicen que cuando un varón va exaltando su belleza al final termina de marica. Eso es bien cierto empiezan a mirarse mucho en el espejo, se peinan o cambian a uno medio raro (tipo pedro suarez), se ponen ropa ajustada, etc y al final terminan como cacho o como Bayly (bisexual a veces hace de cabro y otras de cachacabros).
Pero está bien en decir que los hombres G eran hombres Gay así cualquier persona que no sabe su significado verdadero y no es gay obviamente dejará de escuchar esa música que lamentablemente es algo pegajosa (pero por las letras se da cuenta del mensaje gay).
Aca encontré una web interesante que rescata los valores del varón heterosexual (al que le gusta las mujeres) vean la siguiente foto: [img]http://i52.tinypic.com/2nu0eat.gif[/img]